martes, 21 de agosto de 2012

La juventud añorada


Y el amor... rejuvenece




Hace años supongo que los mayores añorarían la juventud igual que los de ahora. Sin embargo me atrevería a asegurar, que se quedaban en eso... en añoranza y nada más.

Hoy en día, sin embargo, es un sinvivivir el tema de no querer cumplir años, o más bien, de no representarlos. Miles de productos bombardeandonos a todas horas con la esperanza de que consumiendolos, vamos a estar más jóvenes.

Un sin fin de métodos, cosméticos, aparatos y píldoras milagrosas nos aseguran una juventud casi casi eterna.

Ejercicio diario, bífidus activo, soja, complementos dietéticos, fitness, aromaterapia, botox, vitaminas envasadas... De veinticuatro horas que tiene el día, no daríamos abasto si hicieramos caso a todo aquello que nos va a mantener igual que nuestros hijos o incluso más jóvenes aún.

Lo de "la arruga es bella" se ha quedado solamente para la ropa. Afortunadamente, porque planchar es un tostón y más con este calor.

Pero el resto de las arrugas hay que combatirlas también por muchos motivos. Los puestos de trabajo están vetados para los que peinan canas, las opciones de ocio en algunos casos, también.

El caso es que los trenes pasan una vez, y querer cogerlos en marcha es una situación muy peligrosa. Ahí tenemos como muestra, no un botón, sino una mercería entera. Gente sin expresión, con sonrisas extremas o con labios como rajas de melón.

Cuidarnos es esencial, porque llegar a viejo con demasiados achaques es peor que no llegar. Pero de ahí a parecer un anciano plastificado, hay un trecho.

Y lo que no hay que desechar nunca es el cuidado interior. La felicidad, el buen rollo, la inestimable compañía, son a buen seguro, enemigos de los rictus de derrota.

Cumplir años ya no emociona cuando no caben las velas en el pastel, pero ignorar que los tenemos, es una soberana tontería.


16 comentarios:

  1. El elixir de la eterna juventud, tan añorado desde tiempos remotos.

    Es verdad, hoy en día casi todo el mundo se preocupa más por cubrir sus canas, planchar sus arrugas, que por mantener joven y lozano el espíritu. E incluso hay quienes arriesgan su vida, mediante costosas cirugías, con tal de lucir más joven, por lo que creo que llegar a esos extremos es ya un problema de aceptación y excesiva autoestima.

    Excelente entrada, Campanilla.

    Un gusto leerte, como siempre.

    Abrazos alados!!!

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Campanilla y la publicidad hace mucho por eso.

    Personalmente creo que asumir la edad es lo más sano. La juventud eaterna es una quimera y algo artificial.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hay mucha gente con criterio y sensatez. Otra cosa es que tengas que vivir de la imagen.

    ResponderEliminar
  4. Te doy toda la razón. Es casi como ver a todas las mujeres con la misma cara porque se operaron la nariz con el mismo cirujano plástico.

    ResponderEliminar
  5. Campanilla,escribes claro y con buena letra,amiga.
    Asi es,nos afanamos por el físico y olvidamos el espíritu,donde está la esencia de la verdadera juventud...Cuando cuidamos la imaginación,la creatividad,la fé,la esperanza y el amor, nuestra mente y nuestro corazón se sentirán siempre jóvenes,deseosos de renovarse,de seguir aprendiendo cada día algo nuevo...Ahí está el secreto,mantener la humildad para ser capaces de superarnos y no estancarnos.
    Mi gratitud por tu cercanía y mi felicitación por tu buen hacer y amor a las letras.
    Mi abrazo grande siempre,compañera y amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  6. Hola amiga, los años te dan experiencia y esta, es siempre bienvenida pienso, pero si, eres clara como el agua y eso es muy de agradecer hoy en dia.

    Besos,
    Francisco M.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Muy bueno!!

    Una entrada equilibrada en su razonamiento y verdad. Es así, hoy nadie quiere ser viejo, pero cuando los años están, lo mejor es arremangarse y seguir adelante. Un saludo.


    mariarosa

    ResponderEliminar
  8. Asi somos los humanos, gastamos toda la energia en lo exterior y nuestro interior se va vaciando cada dia un poquito...cuando nos damos cuenta estamos huecos...

    Si nos enseñaran de pequeñines lo que de verdad nos hace felices...no veas

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho tu entrada Campanilla, pienso que los años nos dan muchas cosas, esas que hay que aprovechar, la tranquilidad, la imaginación, la paz y el TIEMPO que ahora se aprovecha al límite pues sabemos que cada vez es más corto.
    Soy nueva en tu blog y con tu permiso me añado a tu lista de seguidores.
    Un abrazo desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosario, gracias por tus palabras. He intentado entrar en tu blog y me advierte de un peligro por virus... Deberías mirarlo, porque si le sale a todos los seguidores, no podemos dejarte comentarios por temor a contagiar el ordenador. Besos alados.

      Eliminar
  10. Yo me cuido mucho de que cada cana y cada arruga que me van saliendo, allí mismito se queden, que no se desaparezcan, pues me han costado muchísimas experiencias, carcajadas, llantos, corajes, decepciones, ilusiones, encuentros y desencuentros y de todo.

    Ellas, esas huellas, dan fe de lo que he vivido y ¡me encanta! Y al que no le guste, que no me mire y asunto arreglado.

    Yo seré la anciana más arrugada, pero la más dulce y vivencial, en cada surco un amor, un sueño cumplido, o un sueño roto, de todo ¡te lo aseguro!

    Todavía no, pero estoy a 30 segundos de ello y lo voy a disfrutar muchísimo también, como cada cosa que te he enumerado. Y cuando me llegue la muerte le diré, espérame tantito, déjame verme en el espejo para ver cuanto tuve que hacer antes de que tu llegaras por mi. Nos íremos del brazo carcajeándonos las dos, para arrugarnos máaaaas! jajaja! Yo nunca seré una mona de cera, que no pueda dar paso por todas las artrosis. Iré de acuerdo a cada día vivido, pero con la mayor dignidad posible. Muy bañada y perfumada pero con todas mis edades tatuadas.

    ResponderEliminar
  11. Antiguamente los ancianos eran venerados, actualmente son despreciados. Esperemos que algún día vuelvan los antiguos valores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Con años o sin ellos, la experiencia siempre nos fuerza a exclamar (¡ay!) que 'cualquiera tiempo pasado fue mejor'.
    Contando además que en efecto nuestras vidas son ríos 'que van a dar a la mar...' (¡Ay!)

    Buen relato, bueno
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. creo que es bello ver el paso del tiempo en nosotros, el cambio fisico nos muestra los cambios interiores que segun los tengamos será el reflejo de nuestro cuerpo...
    saludos querida amiga

    ResponderEliminar
  14. Intentar aparentar ser mas joven físicamente y conseguirlo es un disparate. La mente que también ha envejecido ¿alguien podría intentar hacerle la cirugía estética para acompasarla con el cuerpo?
    Algunas de estas personas que no quieren envejecer por fuera valiéndose de todo eso que tú enumeras, tendrán un cuerpo joven, pero una mente vieja si no la cuida con el mismo esmero.
    La persona que se define como adulta mayor y no como vieja, es aquella que asume con tranquilidad los cambios en su cuerpo
    Uno es mayor cuando todavía aprende, se es viejo cuando ya no enseña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hay cosas que no se pueden ocultar, como son los años,adaptarse a ellos es todo un ejercicio de personalidad, pero la verdad que bonito bonito no lo es, aunque lo rodeemos de literatura y psicologìa de adaptaciòn. Claro que si se cumplen los años con buena calidad de vida todo es diferente.
    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu aleteo...