sábado, 11 de febrero de 2012

La Felicidad



La felicidad está dentro de cada uno de nosotros... Si la buscas, la encuentras



Todo pasa, sólo la serenidad permanece. Lao Tse.

Las alegrías bulliciosas, los grandes acontecimientos que nos aportan "felicidad" ¡duran tan poco!. Cuando se termina "la fiesta" y todo vuelve a la normalidad, nos volvemos a encontrar de nuevo con nosotros mismos. Es algo que comparo con Cenicienta, cuando el encantamiento se terminaba y volvía a ser la misma de siempre.

Y no es que lo bueno dure poco, que así nos lo parece debido a la relatividad del tiempo. Sino que realmente lo bueno de verdad es esa serenidad que nos aporta lo cotidiano, lo profundo de nosotros mismos. En silencio, en soledad.

Ahí se encuentra lo auténtico, lo que siempre permanece, lo que nunca falla. Aquello que hemos trabajado para crearnos un mundo interior tan suficientemente rico, como para que nunca nos encontremos solos.  Serenos y haciendo una fiesta de cuanto nos rodea ¡que es tanto!.

Los encantamientos de zapatos de cristal y carrozas de calabazas lujosas, no me motivan nada, porque son falsa alegría, bienestar fraudulento para almas vacías de contenido.

No nos engañemos...




34 comentarios:



  1. La felicidad esta en nuestro propio interior y no hace falta ir a buscarla al exterior, simplemente hay que descubrirla.
    Si a veces se parasen a pensar en ello más felices serian los que se encuentran incomprendidos y lo intentan solucionar escondiéndose bajo las capas de la noche...

    Hay tantas de tantas cosas que parecen insignificantes y son el alma de la vida. Sin falta de grandes acontecimientos que cuando llegan ya se han disipado...

    Tú lo has plasmado perfectamente en la entrada y sobre todo como la percibes, yo te aplaudo porque esa es mi manera de disfrutar de la vida y del día a día siendo muy feliz.

    Un abrazo para ti arcoíris de colores.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  2. Campanilla, siempre he sostenido que la felicidad está dentro de nosotros pese a las adversidades, es una manera de afrontar la vida en todos sus matices.

    besos mil

    maite

    ResponderEliminar
  3. Hola Campanilla, hace diez días que no me pongo en el ordenador, se me ha quemado la cocina y estoy muy liada, pero ya queda poco para que todo esté como antes. Gracias por echarme de menos. QUE TENGAS UN BUEN FIN DE SEMANA, BESOS.

    ResponderEliminar
  4. Precioso y profundo lo que has compartido.

    LLeva su tiempo entenderlo pero, se logra, y se vive en esado de serenidad para poder apreciar lo que la vida nos regala día a ´día.

    Cariños

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo, lo importante se lleva por dentro, la fidelidad por las cosas que apreciamos es única, el respeto que les debemos y a las personas que creen en nosotros, sobre todo quienes nos quieren sin nada a cambio. El resto son metas que nos trazamos. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo. La alegría y la serenidad reside en lo cotidiano, en lo habitual, en aspectos sublimes y sutiles que a otros pasan por alto. Pero hay que saber reconocerlos y saborearlos con la mirada y el paladar del alma. La puerta a ello es el silenci interior y la quietud en una actitud de recogimiento y de neutralidad.

    Desde la paz interior la vida está llena de regalos, de bendiciones, de milagros y de instantes que nos muestran la belleza del ahora

    ResponderEliminar
  7. Hola Campanilla.
    El pajarito lo cogí de este enlace, tienes que copiar el enlace de la página siguiente, y lo copias en un gache, ATLM. Copiar y pegar. Si tienes alguna duda , me lo dices.
    Besos.
    http://s1193.photobucket.com/albums/aa351/elviejoaprendiz/?action=view&current=pajarito.gif

    ResponderEliminar
  8. Gracias amigas, sin vuestras visitas, esto no tendría sentido. BESAZOS A TODAS.

    ResponderEliminar
  9. Yo vivo todos los momentos de mi vida con mucha intensidad porque los valoro de verdad. Las cositas pequeñas, la cotidianidad, es algo que debemos disfrutar. Un beso Lola

    ResponderEliminar
  10. La felicidad esta en esas pequeñas cosas, como dice Serrat. A nosotras nos han engañado con cuentos de hadas que nada tienen que ver con la realidad, hay que abrirlos, leerlos, disfrutarlos en el momento y después de cerrarlos, comprender que la vida es lo que realmente sentimos en nuestro andar de cada día.

    Te mando un gran abrazo.
    Eso si, no dejemos de soñar, porque también de eso se trata una parte de la felicidad.

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo. Me has dejado sin palabras Campanilla. Hay que disfrutar cada momento de la vida, dar todo de nosotros y hasta reírnos de nosotros mismos. La risa es la felicidad, en soledad aunque mejor en compañía. Ver esos pequeños placeres de la vida (entrada que tengo pendiente) cuya suma nos da la felicidad en sí mismo.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  12. Buscar la felicidad en las cosas grandes y fuera de nosostros es una hermosa forma de perder el tiempo.

    ResponderEliminar
  13. Hola, he vistto que has dejado un comentario en un blog y he decidido entrar a ver el tuyo... muy bonito.
    Podrias hacerlo mas a tu estilo o sea mucho mas personalizado. Abrazos :)
    Pasa por mi blog, leeme y dejame tu memoria.
    http://aliveforyou.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Campanilla, no estoy de acuerdo con el comentario anterior, es que no me callo, soy rebelde, jejejejeje.

    No me sufras, la poesía es inventada, nada que ver con la realidad; otras veces me inspiro en lo real pero en la que has leído no. Cuando puedas pásate por mi blog, la de "colores" es más amable.

    besos mil

    maite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un comentario negativo ni mucho menos, esa no fue mi intención en lo absoluto... solo fue un pequeño consejo.

      Eliminar
  15. la felicidad es algo que cada uno lleva dentro y la saca en ciertos momentos de la vida en escasos momentos de la vida, pero en cada interior uno siempre es feliz. desde Jaén te deseo toda la felicidad posible y un estupendo fin de semana

    ResponderEliminar
  16. Estmiada hermana, Que Dios la bendiga y muchas felicidades por su nuevo blog, no se pero intente publicar y no se pudo buenos gracias Dios sea con usted.

    ResponderEliminar
  17. Hola Campanilla.

    La felicidad hay momentos que viene sin buscarla.
    Esto momentos cuando se disfruta contemplando la belleza de un paisaje, o por ejemplo ayer y hoy yo he disfrutado de la compañía de mi nieta.
    El saber apreciar las pequeñas y sencillas cosas que nos aporta el nuevo día y a veces nos pasan desapercibidas.

    Mañica, te conté que la segunda esposa de mi abuelo a la que yo quise como una abuela, pues no conocía a la era de (Cariñena) Zaragoza se llamaba Genara Mainar Lain. Yo la llamaba tía Genara.
    Un beso desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  18. Q ue razon tienes, es verdad todo el mundo trata de buscar constantemente la felicidad pero a veces la podemos encontrar en las cosas mas simples y la desaprovechamos buscando vivir en un mundo de adas que clkaramente no existe. un abrasote y saludos =)

    ResponderEliminar
  19. No es soso pero podrias usar otro fondo y empezar a experimentar, google te ayuda mucho si sabes escribir lo que deseas... encuentras tutoriales y codigos y paso a paso de comer ponerlo. Con tiempo y bastante tiempo creeme lo lograras, el mio aun no queda como quisiera :(
    Busca imagenes en http://www.polyvore.com/inspirations_beautiful_people/collection?id=929712 :)
    Espero haberte ayudado, cuidate! :*

    ResponderEliminar
  20. Hola “campanilla” enlazo en tu comentario en el blog de Magdalena para visitar tus blogs. En dicho comentario observo que te agrada “el pajarito que come en la mano” y que cual no a sido mi sorpresa ver en el blog de Magdalena pues es de mi creación y están en la pagina de mi blog “mis imágenes gif” entre otros, naturalmente también circula por internet como imagen. Lógicamente Magdalena logró el código del servidor (Photobucket) que es donde yo tengo la imagen alojada. Ahora bien si tu fueras tan amable y quisieras visitar mi blog (elviejo-aprendiz) verías que tengo otras imágenes gif en movimiento y que están a tu deposición y de cualquiera que lo desee.
    Perdón por dirigirme a ti con estas libertades, pero es que estoy entusiasmado de que a alguien le interese mis montajes hechos con mecha ilusión y que para mi es un hobby apasionante.
    PD. Si deseas instalar alguna imagen “gif” en tu blog y tienes dudas me ofrezco desinteresadamente y sin compromiso para ayudar como hago con atrás amigas blogueras.
    Mi comentario a tu entrada:
    El encabezamiento lo dice todo, la felicidad no hay que buscarla muy lejos, solo se trata de saber buscar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Nuestra percepción del tiempo pareciera cambiar igual que nuestro estado de animo, de cualquier forma bien merece la pena aprovecharlo...abrazzzusss

    PD:
    Un placer conocerte y visitar tus rincones.
    Josh

    ResponderEliminar
  22. Campanilla, te he leído y dejado un pequeeño comentario en "El hábito no hace al monje" Caray cómo escribes!

    besos mil

    maite

    P.D. Deberías publicar donde te dije, pero lo tienes que pedir y te visitan en tu blog, porque escribes cosas muy interesantes y da gusto leerte.

    ResponderEliminar
  23. Buenas reflexiones, en tiempos difíciles.

    Placer conocerte Campanilla.

    Saludos de Isis

    ResponderEliminar
  24. creo que el mundo interior se debe cultivar, como en la huerta, debemos arrancar la mala hierba para tener buena cosecha...
    saludos querida amiga

    ResponderEliminar
  25. Es que pasarlo bien no es lo mismo que ser feliz. Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Estimada hermana,todos buscamo de alguna manera la felicidad, pero la buscamos en cosa que no producen felicidad, la autentica felicidad es Dios y sólo ÉL es capaz de llenar la vida de todo ser humano la felicidad del mundo es pasajera, el amor de Dios es real y no tiene final, y esa felicida habita en lo más profundo de nosotros mismo por ÉL está y vive en cada uno de nosotros, busquemole dentro , gracias un abrazo en Cristo Jesús,y Dios sea con usted.

    ResponderEliminar
  27. Que lindo!! Sin duda la felicidad está dentro de nosotros, pero as veces nos olvidamos y no conocemos nuestros proprio sentimientos...

    ResponderEliminar
  28. Estimada hermana, todos somos escoqidos por Dios para ser sus instrumento de su amor, segun el estilo de vida en el que hemos sido llamado cada uno hemos de ser reflejo del amor de Dios para todos aquellos que nos rodean y se acercan a nosotros,gracias por ser uno de ellos Dios esté con usted.

    ResponderEliminar
  29. La felicidad está en las pequeñas cosas que te da la vida. Saber apreciarlas es nuestra meta.

    Felicidades!

    Un abrazo

    ResponderEliminar


  30. Hoy día del amor y la Amistad me detengo a tú lado, para sentirme arropada por el calor y el afecto entrañable que se respira en este tu espacio.

    Para los enamorados;
    que lo han estado,
    para los que lo están,
    y para los que pronto
    lo estarán.

    Para todos ellos!!

    ¡¡Feliz día de San Valentín!

    Muackkkkkkk
    Muackkkkkkkkk
    Muackkkkkkkkkkkkk

    De esta tu siempre amiga…

    María del Carmen



    ResponderEliminar
  31. Una gran verdad, el mundo está lleno de espejismos cuya misión es confundirnos y alejarnos de aquello que es auténtico y real.
    A menudo buscamos la felicidad en una pareja, en la diversión o algo material, pero aquellas alegrías son tan pasajeras, que conforme llegan se van, en cambio la esencia de nuestro espíritu es algo que siempre nos acompañará. Por ello, es necesario cuidarlo y nutrirlo.

    Linda y profunda entrada, Campanilla!

    ResponderEliminar
  32. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  33. Hola, Campanilla. Hay mil cosas gratas por leer aquí, en tu casa, de verdad te felicito. La frase de lao-tse es muy cierta, aunque difícil de lograr. Para llegar ahí, habría que tener el corazón muy evolucionado, que brille como un sol potente por encima de los nubarrones de las pasiones temporales. Tanto el deseo por lo bueno como el temor por lo malo, son extremos fervorosos que nos llevan a ser frágiles, caprichosos, manejables y a veces simples e infantiles. Cuando queremos solo lo bueno, nos volvemos un poco ciegos e egoístas, y el miedo nos hace ser temerosos, paranoicos y cobardes. ¿Será obligatorio aprender que se está más seco y abrigado cuando se duerme en la mitad de la tienda? ¿o, por el contrario, despertaremos un día nostálgicos, reclamándonos a nosotros mismos por no haber vivido con más pasión? Ah, ser o no ser... también, tal como dices, hay que tener los ojos muy abiertos para no engañarnos con los cantos de sirena de una sociedad descompuesta y siempre hambrienta, esta fábrica colosal que come almas libres y defeca soldados, demonios y robots. Debemos aprender a dar el verdadero valor a las cosas más sencillas, que nos regalan momentos felices mucho más sólidos y profundos, además de que no hay persona en el mundo tan pobre que no las tenga al alcance de su mano. Hay quien va más allá, que dice que hasta la tristeza hay que disfrutarla, porque es nuestra y ese dolor es prueba irrefutable de que seguimos realmente vivos. No sé, no tengo idea pues este asunto es bastante complejo. Creo que nacemos para ser felices, pero lamentablemente nadie nos explica cómo serlo. Un gran abrazo, gracias por compartir tus reflexiones y escritos en este blog, y feliz noche!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu aleteo...