lunes, 30 de abril de 2012

Ya están aquí de nuevo






Ya han llegado las amapolas.

Ahí están ellas. Erguidas, valientes en cualquier lugar. Lo mismo en cultivos de cereal que en suelos pobres y pedregosos.

No se rinden. Vuelven cada año  porque dejan sus semillas extendidas para no extinguirse, para perdurar....

Y alegran la vista, ellas lo saben. Por eso no les importa que su vida sea tan breve. ¿A qué alargar una vida que nadie percibió?. Mejor breve pero intensa. Como su color.

En algún sitio leí a un experto botánico que las calificaba de "malas hierbas". Y me parece injusto que se les adjudique un nombre tan peyorativo.

Tal vez porque no son flores de jarrón ni de ojal, porque sólo quieren vivir pegadas a la tierra, porque no les gustan los jardines cercados, sino la libertad del campo abierto. Porque viven poco pero como les da la gana, y porque si las arrancas de donde quieren estar, prefieren morir.

Son poco refinadas, aunque en francés tengan un nombre muy elegante: Coquelicot. Pero son alegres y valientes

En grupos y vistas desde lejos, parecen  manchas de sangre fresca, de la sangre que brota de los corazones sinceros y que no se doblegan.

Me gustan las amapolas y su filosofía de vida.

31 comentarios:

  1. Precioso lo que has escrito Campanilla. Las amapolas, como bien has dicho, "no se merecen ese Trato". Son preciosas, tienen vida, cantan, sonríen y bailan... quieren estar en un medio natural. Hace tiempo, en un poema que escribí, terminé definiendo un beso como una amapola. Me ha encantado tu entrada amiga, enhorabuena. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    P.D.: he vuelto a intentar lo del correo y me lo sigue devolviendo. Por favor, si no es mucha molestia, mándame un correo a mi dirección y yo te contesto, a ver si así sale bien. Te dejo mi correo:
    pepitodelospeines@hotmail.com
    Gracias y disculpa tanta molestia.

    ResponderEliminar



  2. Hoy estamos de celebración, La gata coqueta ha cumplido cuatro años de puertas abiertas a la calidez de la amistad y a la ética de los sentimientos.

    ¿Me acompañas?

    El champagne para festejar,
    En grado óptimo te espera
    Y en sus burbujas, tu sonrisa podrás reflejar

    La tarta también la termino de recibir,
    Para endulzar
    El camino sin a la dieta cohibir

    Las rosas de la floristería van llegando
    De diferentes colores,
    Para ir reinando, con aromas de coquetería

    Y el piano al fondo ya está interpretando
    “Amigos para siempre”
    Quienes te darán la bienvenida brindando

    ¡¡CHIN CHIN!!

    Y por sorpresa dos regalos;

    *Un abrazo con mucho amor
    *Y ¡Gracias por tu cariño!
    Que te seducirán el corazón

    Un dulce y tierno beso

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  3. Campanita, nos has regalado este bello texto engrandeciendo las hermosas amapolas que adoro. Precisamente, en mis poemas de esta semana emplee unas obras de Shirley Novak que es amante de las amapolas y el arte. Me encanto tu entrada, Campanita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que lindo texto dedicados a estas flores que a mi me parecen preciosas!!! Te dejo un cariñoso abrazo mi linda Campanilla!!!

    ResponderEliminar
  5. A mi me encantan las amapolas y lo que dices de ellas ...y como lo dices...
    Eres genial¡¡¡¡ no se puede escribir mas sentido y cercano que tu lo haces.
    Que tengas un día de lujo ,hoy y siempre.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. lindo homenaje a las amapolas, flores por las que siento una gran debilidad...Y me gustan, porque viven poco pero como les da la gana!

    ResponderEliminar
  7. Campanilla,le has dado voz a las amapolas y ellas están contentas en tu blog.Lucen espléndidas,libres y bellas.Realmente la amapola es una flor silvestre,que nos deja un bello mensaje de vida,se mueven con alegría,con encanto,olvidadas de si mismas.Ellas parecen decirnos al moverse en el aire:
    ¡¡Bailar,bailar,no tengáis miedo al danzar y poned el corazón en el baile...!!
    Mi felicitación por tu bella,sencilla y artística entrada.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre,compañera.
    Feliz semana,Campanilla.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. Hola campanilla, me recuerdan una etapa de mi vida algo lejana, cuando las contemplaba entre los trigales en la campiña sevillana. ¡¡Me encantan las amapolas!!
    Besosss.

    ResponderEliminar
  9. Hola Campanilla, ya he contestado, ya me dirás si te ha llegado. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Campanilla, te busco y te encuentro en un hermoso campo florido. Yo cuando veo el campo vestirse de esos lunares rojos como la imagen que nos has puesto, se me alegran los ojos y el alma, como si viera el espectàculo màs asombroso de la naturaleza.
    Parecen las amapolas alegres mariposas descansando leves sobre el manto de hierba, tan efìmeras ... y por eso, más bellas.

    Me gusta su nombre en español, AMAPOLA, de timbre "amoroso" y aroma de prado... En italiano no tiene igual sonoridad, es màs áspero, "papavero".
    Me encanta que hayas dedicado un post a esta humilde pero hermosa flor encarnada, denota tu sensibilidad.
    Un abrazo inmenso entre amapolas para ti Campanilla
    Chusa

    ResponderEliminar
  11. A veces recorro una carretera solitaria donde crecen amapolas blancas. A la vista son cientos, quizá miles. Amapola y soledad están conjugadas en mi alma, porque los campos en los que crecen ni un alma humana osa interrumpir la sagrada paz de los campos de amapola.

    Por cierto que la picadura de sus hojitas es muy dolorosa. Una vez, tan sólo el roce en mi espinilla me derribó al suelo.

    ¡Salud e inquieta alegría!

    ResponderEliminar
  12. Hola de nuevo Campanilla, te he mandado un correo, pues vi que no pusiste bien la dirección. Perdona tanta molestia amiga, un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Soy una enamorada de los campos de amapolas. No quiero tocarlas porque se deshacen en la mano pero..son tan bonitas...
    A veces paro el coche delante de ellas para admirarlas. Un beso Lola

    ResponderEliminar
  14. Son unas flores muy hermosas y su nombre en español a mi me parece que también es muy bonito.

    ResponderEliminar
  15. Preciosas como tu texto y también me gusta su filosofía de vida, para que querrían una larga vida aburrida o en una solapa. Ellas son más libres y por lo tanto más felices, lo dicen con su colorido.
    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Ya volví del puente

    Las amapolas son preciosas, casi etéreas y eso las hace aún máa bellas

    Lo de las malas hierbas quizá lo dijo porque son adormideras...

    besos

    ResponderEliminar
  17. Dice así esta bonita canción…

    Amapola, lindísima Amapola,
    no seas tan ingrata y ámame.
    Amapola, Amapola,
    ¿cómo puedes tu vivir tan sola?

    No es cierto, la amapola siempre esta acompañada. Claro que la amapola de la canción es una metáfora.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Que bonito lo que escribes sobre las amapolas.
    Campanilla muchas gracias por participar en mi sorteo, pero te has olvidado un requisito importante que es pasar el logo del sorteo a tu blog, aun tienes tiempo de pasarlo.
    Gracias de nuevo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar


  19. Deseo pases un muy buen fin de semana
    Y hago lo posible para que vuelen hacia ti
    Estos mis sentimientos…
    En los ojos una sonrisa por simpatía
    En los labios un beso por valentía
    Y en el corazón un abrazo mimoso por garantía

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  20. Recuerdo la primera vez y creo que la última que cogí una… era muy niña y mi madre me advirtió que no lo hiciera… como tantas veces tenía razón, pues ya te imaginas que nada más arrancarla se destrozó y murió…
    Aunque sí había oído que una infusión de amapola puede ser tóxica… cuidadín…

    Kisses

    ResponderEliminar
  21. Hola Campanilla!
    Bonito tu relato, tan bonito como lo son las amapolas...
    Beso grande!


    RoB

    ResponderEliminar
  22. Campanilla tengo un obsequio para ti! Espero te guste, besos!

    http://regalosdeamistad.blogspot.com/2012/05/premio-de-princesa-gitana.html

    ResponderEliminar
  23. Precisamente el miercoles estuve haciendo unas fotos de un grupo de amapolas que sobresalian entre montones de hierba verde y su contemplación se me antojó hermosa.
    Las cosas breves pero intensas son mejores para vivirlas.
    un besote

    ResponderEliminar
  24. Me gustan muchísimo las amapolas, es como que da una descarga de energía el verlas todas reunidas como en esa foto, y con la forma que has tenido de relatar lo que son y como viven, resultan maravillosas.
    Un fuerte abrazo y feliz finde

    ResponderEliminar
  25. Hola Campanilla, hoy he venido a dar un repaso por las últimas entradas y me encuentro con esta que nos invita a buscar el campo, ya huele a buen tiempo y hay que disfrutar al máximo de sus colores.
    La amapola también se le llama ababol y en Aragón y Navarra se califica de ababol a la persona boba y distraída.
    Que pases buen fin de semana. Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Siempre me gustaron las amapolas, cuando veo fotografías como esta me vienen recuerdos de mi infancia, sobre todo el olor a primavera que desprende el campo.
    Gracias por traerme estos recuerdos, un beso.

    ResponderEliminar
  27. A mí las amapolas me fascinan y nunca me canso de atraparlas con mi cámara. Me gusta su color rojo claro, es tan hermoso y la fama de invasoras la tienen en los trigales, es claro que restaran nutrientes a la tierra pero no es menos cierto que nos alegran con su humilde presencia. Muy bonito tu post. Te felicito. Eres como siempre para todas tus cosas, tan detallista y cuidadosa. Un placer haber estado aquí siquiera un ratito. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  28. Qué bonitas, qué coloridas. Cómo lo alegran todo, ¿no?

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué belleza, Campanilla! También me encantan las amapolas por lo mismo, por su sencillez y querer vivir al aire libre en contacto con la tierra. Lo mismo, las margaritas, con cuyas flores me identifico por lo anterior y por su resistencia a cualquier tipo de clima y terreno.

    Felicidades, hoy, Campanilla. Y besos

    ResponderEliminar
  30. Me gusta como lo cuentas, a tan bellas amapolas le das una pincelada mas que las engalana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. jajjajaja... me alegran tus miras... yo jamas habia visto asi a las amapolas, gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu aleteo...